Trastornos del sueño

Nuestro sueño cambia de manera muy significativa desde que nacemos hasta que alcanzamos una edad avanzada. Es normal que con el paso de los años la calidad del sueño se perciba como disminuída respecto a épocas previas, y que se acorten los tiempos que permanecemos dormidos sin despertar espontáneamente.

Sin embargo, existen numerosas situaciones en las que el sueño se altera de una manera patológica, tanto por defecto (insomnio) como por exceso (hipersomnia), e incluso con alteraciones más complejas, como los trastornos de de conducta o los movimientos anormales asociados al sueño. Todas ellas, situaciones que interfieren muy significativamente en la calidad de vida de la persona, y de sus convivientes. En estos casos, realizar un diagnóstico certero del problema es la única vía para aplicar las medidas oportunas dirigidas a restaurar la normalidad y calidad del mismo.

Además, en algunas ocasiones, el trastorno del sueño es la primera manifestación de una enfermedad más compleja, por ejemplo, de una enfermedad de Parkinson, por lo que su correcta identificación nos permite anticiparnos al diagnóstico de la enfermedad subyacente, cuyos síntomas más conocidos pueden aparecer años después.

© Copyright - Dr. Carlos de la Cruz Cosme